Archivos por Etiqueta: productividad

Innovar con un vídeo online genera mayor interés en los usuarios

El vídeo online es una herramienta de productividad que la empresa no puede postergar por más tiempo. Estamos perdiendo la oportunidad de posicionar nuestro producto en Internet, de conectar con nuestros clientes, de ayudarles en sus dudas, de apoyarles en sus decisiones, de ser transparentes.

Queremos mostrar con este primero, de una serie de vídeos, la fuerza del lenguaje visual y destacar los puntos relevantes dentro de una estrategia  de contenido donde el vídeo es un actor principal. Innovando y aportando propuestas creativas capaces de generar interés en los usuarios.

Anuncios

El absentismo laboral representa el 1% del PIB. ¿Qué te desanima?

Leo en la prensa del domingo: “el presidente de la patronal CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), Juan Rosell, informó a su auditorio del estado de las negociaciones para reformar la negociación colectiva y cuáles eran sus objetivos: Reducir el absentismo laboral (que representa el 1% del PIB (Producto Interior Bruto); un millón de personas al día que no acude a su puesto de trabajo, 400.000 de los cuales son absentistas profesionales)”.

Sigue leyendo

La economía del sueño y “la que nos viene con esta crisis es gorda” según Juan Roig

Economía del sueño

Todo está cambiando, pero no estamos dispuestos a aceptarlo, sólo hasta que sentimos que nos afecta directamente. Aquello a que estábamos acostumbrados o ya ha cambiado o está a punto de hacerlo.

Las declaraciones realizadas por Juan Roig presidente de Mercadona, en la presentación de resultados anuales de la empresa, como: “la crisis no ha acabado” y “la que nos viene es gorda”. Justifica estos comentarios en la baja productividad de los españoles respecto a otros países. Aclara el término productividad diciendo: “mejorar la productividad es hacer las cosas mejor, hacerlas con menos recursos, trabajar mejor y más, y esa es la solución”.

Me pregunto cómo es posible hacer las cosas mejor. Si la productividad es la razón entre la producción obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción, queda claro que en el caso español, están fallando tanto el sistema productivo como los recursos para obtenerlos. Algo que hace años sabemos, pero que pocos están dispuestos a modificar. Es decir, no se aplican las tecnologías de la información y comunicación TIC en el trabajo cotidiano, ni en la forma de entender la sociedad en la que estamos inmersos. Pero sólo con esto no es suficiente.

Nos encontramos en la economía del sueño, donde esperamos que alguien nos indique aquello que debemos hacer. O bien, observamos aquello que funciona en otros para imitarlo. El camino fácil, sin riesgo, sin errores. Sin concedernos un plus de creatividad, innovación, de aceptar la equivocación y no tomarla como un fracaso.

Corriendo sobre el filo de la navaja de la incertidumbre, cabe profundizar en el conocimiento del camino, saber hacia dónde nos dirigimos, para llegar a un final conocido. Donde unos gozarán de los resultados y otros se preguntarán por qué no pusieron el alma en su empeño.
Compártelo



El coworking, expresión del modelo de empresa 2.0 (y 2)

Este proceso puede sonar a experimento, pero ya se observan empresas de todos los tamaños y sectores, cómo van transformando su estructura de organización piramidal a una estructura lineal, donde se concede a cada empleado o asociado un grado de responsabilidad directa sobre su trabajo y resultados. Donde su remuneración vendrá definida por la consecución de estos resultados, nada nuevo.

El enfoque empresa abierta que se está postulando como modelo de cambio, donde llama la atención el uso del conocimiento de todos aquellos que mantienen relación con la empresa para la obtención del éxito económico, social y sostenible.  Dentro de este modelo  está  el coworking como elemento aún en desarrollo iniciado en los años 90, donde empleados indefinidos comenzaron a abandonar sus empleos estables para convertirse en trabajadores del conocimiento. La mayoría de las veces trabajando de empresa en empresa o a distancia percibiendo comisiones por resultados en lugar de salarios. Autónomos que trabajan para ellos mismos o en equipos para proyectos concretos, con microempresas como auto-empleados, sin protección laboral alguna.

Estos especialistas dispuestos a sumarse a proyectos innovadores que les permitan, sumar experiencia, aumentar conocimiento y un nivel remunerativo acorde con los riesgos que asumen. Están chocando con planteamientos que hasta ahora son mayoritarios en el mercado de trabajo, y sin embargo, resulta una salida eficiente en momentos donde los mercados de trabajo se muestran retraídos como creadores de empleo, por falta de expectativas y de inseguridad en las inversiones. Lo que plantea una paradoja, en un momento donde el mercado cambia y está lleno de oportunidades, donde se están haciendo grandes operaciones con las TIC, la falta de conocimiento de determinados agentes o una reciente mala  experiencia, se convierte en un elemento de transformación social más.

Si comparamos al trabajador autónomo, como trabajador del conocimiento, ubicado en un entorno compartido en situación de crisis. Frente a aquellos trabajadores parados sin cualificar, de principios del siglo pasado, esperando ser contratados, el cambio es radical y lo fundamental es que ahora el dueño de los medios de producción es el propio coworker.  Las oportunidades están en su capacidad para cambiar su entorno más próximo.

El coworking, expresión del modelo de empresa 2.0 (1)

Es imposible entender esta sociedad turbulenta, sin observar la transformación que las TIC están produciendo en la empresa. El modelo que se está creando, no sabemos si pasará por incrementos en ventas, clientes o por ser más social, por ninguno de ellos, o algún otro que aún desconocemos. Mientras tanto los modelos considerados utópicos, se están abriendo camino con negocios rápidamente en beneficios, sabiendo aprovechar las herramientas web 2.0

También me llama la atención los paulatinos cambios de hábitos y valores que se están dando, con tanta rapidez, que pequeños negocios dejan de tener razón de ser y buscan otra orientación que les permita subsistir. Nada comparado con la obstinación del sector musical de no buscar una salida por sí mismos, sino seguir amparado en el proteccionismo y la represión. 

Cuando hablo con personas fuera del entorno de las TIC, la web 2.0  es una gran desconocida, y en otros casos es percibida como un cambio hacia la utilización de aplicaciones distribuidas sin coste por programa ni uso del mismo. Este desconocimiento está cambiando, pero no se están haciendo las inversiones necesarias para obtener el rendimiento suficiente, a medio plazo, para reforzar a las empresas. Las retrasará en la salida de la crisis y mermará su productividad

Desde hace unos años muchas empresas han ido abriendo sus estructuras para reducir costes, mediante outsourcing  y se han dedicado a lo que realmente saben hacer, dejando para otros lo que no les aporta valor. La tecnología actual plantea que esta apertura no sólo se realice con proveedores y clientes, sino incluso a la competencia, siempre en busca de reducir costes, riesgos, compartir objetivos, creatividad, etc. Sabiendo que es posible diluir las fronteras de la empresa entendida como una organización cerrada con una jerarquía que en apariencia, lo controla todo.