Archivos por Etiqueta: emprendedor

Evolución del movimiento coworking

Vídeo ilustrativo de la evolución del movimiento coworking en estos tiempos. Sorprende el dato que señala que en los dos últimos años el número de centros de coworking en todo el  mundo ha incrementado un 400%. Sin duda, señal inequívoca que el trabajo está cambiando, que el empleo va a la baja y que el futuro es de los emprendedores.

El absentismo laboral representa el 1% del PIB. ¿Qué te desanima?

Leo en la prensa del domingo: “el presidente de la patronal CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), Juan Rosell, informó a su auditorio del estado de las negociaciones para reformar la negociación colectiva y cuáles eran sus objetivos: Reducir el absentismo laboral (que representa el 1% del PIB (Producto Interior Bruto); un millón de personas al día que no acude a su puesto de trabajo, 400.000 de los cuales son absentistas profesionales)”.

Sigue leyendo

La actitud innovadora no siempre determina una actitud emprendedora

Acabo de leer el libro “La actitud innovadora” de Antonio Flores, sobre los principios para generar una nueva forma de gestión, editado por la Fundación Riojana para la Innovación.  Lo primero que me sorprende es la distinción entre innovador y emprendedor con la que no acabo de aclararme.

Buscando entender nuestra situación actual, me interesa algo tan evidente como la ley del mínimo máximo o el nivel de resistencia de los grupos a actuar, determinando la resistencia al cambio. Es decir, la propensión que tenemos a hacer o no algo en función del beneficio que nos reporta.

Sigue leyendo

Emprender en el fútil imperio de los sentidos

Emprender es como introducirte en un túnel, puedes quedarte en la mitad, sabiendo que al final siempre hay luz.O puedes continuar con tu idea de negocio hasta alcanzarla. No se trata de tenerlo todo controlado, sobre todo si entiendes que la base sobre la que te desplazas está en continuo movimiento. Tampoco es lanzar un anzuelo y esperar que piquen los clientes, es escucharles y conversar con ellos para saber qué piensan.

La oportunidad de la crisis pasa por emprender, por los emprendedores

Barco rompehieloComparar la actual situación presupuestaria española con un transatlántico varado en el hielo, puede parecer imprudente para quienes se encuentran cómodamente seguros en su interior. Para aquellos capaces de entender la coyuntura en la que nos encontramos, actuar es una cuestión de responsabilidad.

En este caso, CiU a través de Josep Antoni Duran i Lleida presentará el documento “Bases per a un pacte d’ Estat de superaciò de la crisis econòmica”, con objeto de favorecer la creación de 500 mil nuevas empresas.

Fundamentalmente la propuesta se basa en tres prioridades:

1) Fomentar la contratación indefinida
2) Poner las bases para enfrentarse a la morosidad
3) Favorecer con política fiscal la actividad económica

Se busca reproducir el plan realizado en Francia que ha dado buenos resultados con la creación de 337 mil empresas en nueve meses, mediante el estatuto del autoemprendedor con un régimen simplificado de creación de empresas.

Parece que algo está cambiado, los poderes públicos se han dado cuenta que más allá de una crisis económica y financiera hay una crisis que está tocando a la sociedad de manera profunda. Lo pero es que nadie sabe hasta cuando se podrá aguantar. A pesar de no entender que este es un cambio profundo, no sólo en el país, si no de las estructuras económicas que devendrá en un cambio radical de todo lo que conocemos hasta ahora. Estamos lejos de encontrar soluciones milagrosas que faciliten una salida. Para nosotros sólo hay una salida, emprender. Observar las diferentes opciones que nos ofrece la digitalización y si es posible transformarlo, buscar la manera de hacerlo.

No podemos esperar ayuda de las administraciones, pero si como es el caso, comienzan a mostrar más que una sensibilidad un compromiso, puede que el camino no deje de ser difícil, sólo algo menos tortuoso.
Compártelo



Nunca me encuentro más allá de mis sentidos.

Marshall McLuhanReconozco que en ciertos momentos, las novedades que día a día aparecen en la red, me generan cierta ansiedad. Me pregunto cual puede ser la razón de esta sensación y sólo puedo responder con una reflexión de Marshall McLuhan: “La tecnología actúa como extensión de nuestros sentidos”.

Esta imposible sensación de ubicuidad, me impide centrarme en mi trabajo. En aquello que quiero construir, llevar adelante, emprender. Sin embargo, todo llama mi atención, todos pelean por persuadirme, todos quieren seducirme con mil ofertas. Y cada vez me cuesta más, me resulta más difícil seguirle el hilo a mis intereses. No puedo estar en todos los lugares y mucho menos leerlo todo, conocerlo todo, y observo que esta manera de centrarme en mis objetivos me empobrece. Me hace experto y analfabeto a la vez. Especialista de mis tareas, artesano en mi trabajo y desconocedor de todo lo que me rodea. ¿Cómo puedo haber llegado a este punto? ¿Es posible apartarse de esta situación? Definitivamente, no puedo.

Hasta ahora siempre había pensado en la comunicación como un hecho unidireccional con pretensiones formales para la satisfacción de mis necesidades, y no como un ente que puede producir en mí un acentuado cambio cultural. Desconozco hacia donde me lleva esta transformación comunicativa y en qué momento se encuentra, pero sólo será positiva si logro entenderla, si alcanzo una comprensión integral y simultánea que me ayude a situarla.

Como en todos, mi ciclo tiene veinticuatro horas y este entusiasmo por mi proyecto me pide más esfuerzo, más atención, más energía, solo no soy capaz de llevarlo adelante, necesito cooperar, necesito la ayuda de otras personas con el mismo entusiasmo. No puedo seguir trabajando en mi casa rodeado de todo aquello que forma parte de mi vida y sentir que me es ajeno. He conocido en Internet un centro de coworking en el que puedo relacionarme y colaborar con otros emprendedores que también están llevando adelante sus proyectos. Busco un lugar donde compartir un puesto de trabajo y relacionarme con otros profesionales que me enriquezcan con sus aportaciones e ideas.

Si logro integrarme, espero que este cambio sea más fácil; al menos será compartido.