Archivos por Etiqueta: Economía del sueño

Si el futuro está en Asia, nadie es profeta en su tierra

Si el futuro está en Asia, nadie es profeta en su tierra¿Es posible trabajar en China?, esta es la pregunta que se hacen muchos europeos en la Feria para extranjeros que realiza Pekín 2010. Según Cristian Yang, se esperan más de 1.500 asistentes con el objetivo de obtener un puesto de trabajo donde aportar sus conocimientos de mercados exteriores para las empresas chinas que buscan abrirse paso en la exportación. 

A pesar de ofrecer sueldos medios inferiores a los europeos, la afluencia de extranjeros en busca de trabajo y experiencia es cada vez mayor. En el 2005 la película Código 46 anticipaba lo que está ocurriendo, el futuro está en Asia y quién quiera vivirlo deberá acercarse y buscar su agujero. Aunque no existe un censo que recoja la cantidad de residentes extranjeros en China, se cree que sobrepasa el millón de personas, muchas de ellas sin permiso de trabajo. 

Resulta sintomático ver cómo muchos jóvenes sin posibilidades en Europa, ven una oportunidad profesional en Asia, donde desarrollar sus carreras e incrementar un conocimiento que más tarde puede servirles de palanca en sus países de origen. La disparidad es muy alta según el lugar escogido, por lo que no es lo mismo trabajar en Japón, que buscar trabajo en China o India. Las empresas niponas buscan estudiantes extranjeros que no hayan finalizado la carrera para acabar de formarlos en la propia empresa. El salario suele ser, de entrada, bastante alto si se conoce el idioma. No ocurre lo mismo en China o la India donde se puede obtener una considerable remuneración en puestos de elevada responsabilidad y calificación. Aunque lo habitual es un salario bajo. 

El problema de fondo está en la falta de capacidad de los países europeos para retener el talento y generar puestos de trabajo con suficientes expectativas como para crear un futuro interesante donde desarrollarse como individuos y como profesionales. Sociedades tremendamente conservadoras con demasiada aversión al riesgo en la creación de empresas productivas. Alentadas por un sistema paternalista que señala a todo aquel que se arriesga, e induce a la especulación improductiva dentro de un mercado amañado y opaco.
Compártelo 



Corrupción personal en la economía del sueño

A todos aquellos que aún tienen interés en conocer la economía del sueño, les rogaría la lectura del auto del juez José Castro sobre el caso Palma Arena diligencias previas 2677/08, donde se encuentra imputado el ex presidente de la comunidad balear . Cautelares_Matas.pdf

Todo resulta tan irreal, tan ficticio, tan hilarante, respecto a Jaume Matas y su entorno, que su lectura dibuja la sociedad en la que no es posible seguir subsistiendo despreocupados por aquello que nos pertenece y nos obliga como ciudadanos.

Para comenzar “diseña una estrategia que, a los efectos de satisfacer sus intereses personales, los de sus inmediatos colaboradores y de otras personas allegadas, estriba en situarse al margen de cualquier mecanismo de control …”  Busca un pretendido bien social para enriquecerse mediante la creación de un evento de talla internacional que justifique la inversión en el velódromo Palma Arena.

Para que todo disfrutara de aspecto legal no les importa mentir, falsificar o falsear, tergiversar  actas “de unas supuestas reuniones del Patronato que nunca llegaron a convocarse y menos aún a celebrarse”

Llama la atención las cifras expuestas como presupuesto de un espacio polideportivo “que se cifró en 46.000.000 de euros ya que no consta estudio alguno al respecto”.

 Como todo debía hacerse según el plan estratégico establecido de antemano “no es difícil deducir quién contrató real y directamente, a dedo para que queda más claro, a GR1, marginando absolutamente toda la normativa sobre contratación administrativa.”

 “Si el contrato es ya de por sí irregular, no digamos de las facturaciones que con ocasión del mismo se han emitido cuyo pormenorizado tratamiento haría interminable esta resolución”, la trampa es tan desmesurada, zafia y grosera que no puede ser escondida.

 “Tal estado de cosas no impidió que la Dirección Facultativa de la Obra cerificara ante al Junta Rectora del Consorcio para la Construcción del Velódromo el día 21 de marzo de 2007 un incremento presupuestario  de nada menos que 30.870.601 euros “, no sólo había un presupuesto sin control previo ni orientación, sino que además se vio superado considerable e injustificadamente.

 Como se aprecia, cuando la clase política permanece fuera de control o estos controles son nombrados por ellos mismos, no es posible dar crédito a sus actuaciones. La falta de liderazgo y credibilidad que impera es de tal magnitud que resulta imposible saber hacia donde nos dirigimos y hasta donde puede llegar la codicia, la vanidad y la soberbia humana.

El desprecio de lo común merece un común desprecio hacia quien ha cometido un delito  de ultraje a aquellos que le concedieron el poder de “hacer” para la comunidad  y sólo buscaron el beneficio propio. En este caso debe ser la justicia con toda transparencia quien sentencie aquellos que se consideran por encima del bien y del mal.
Compártelo



Manifiesto para una Ley de Economía Sostenible que no perpetúe la economía del sueño

Volvemos a publicar el Manifiesto de diciembre pasado contra el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible (LES). Ley que considero perpetúa la economía del sueño, en la que nos encontramos. Esta Ley viene a sostener una situación que se desmorona irremediablemente y en su intento de permanencia se resiste a caer. Al parecer, ante un momento evidente de cambio global, hay quien piensa “cambiarlo todo para que nada cambie”. Si reducir los derechos individuales de las personas, es la manera de sostener una economía, entiendo que la política se encuentra desconectada del momento social, superada por modelos anclados en el pasado.  

No es casualidad, que un día como hoy las Cortes Generales de Cádiz en 1812 promulgaran la primera Constitución española. Un grupo de personas buscaba establecer derechos que en ese momento consideraban fundamentales como el sufragio universal, la soberanía nacional, la libertad de imprenta, el reparto de tierras y la libertad de industria, etc. Sin embargo, no supieron conectar con el resto de fuerzas sociales del momento, siendo derogada, dos años más tarde, por Fernando VII.  

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible (LES) de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que: 

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Compártelo 



La economía del sueño y “la que nos viene con esta crisis es gorda” según Juan Roig

Economía del sueño

Todo está cambiando, pero no estamos dispuestos a aceptarlo, sólo hasta que sentimos que nos afecta directamente. Aquello a que estábamos acostumbrados o ya ha cambiado o está a punto de hacerlo.

Las declaraciones realizadas por Juan Roig presidente de Mercadona, en la presentación de resultados anuales de la empresa, como: “la crisis no ha acabado” y “la que nos viene es gorda”. Justifica estos comentarios en la baja productividad de los españoles respecto a otros países. Aclara el término productividad diciendo: “mejorar la productividad es hacer las cosas mejor, hacerlas con menos recursos, trabajar mejor y más, y esa es la solución”.

Me pregunto cómo es posible hacer las cosas mejor. Si la productividad es la razón entre la producción obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción, queda claro que en el caso español, están fallando tanto el sistema productivo como los recursos para obtenerlos. Algo que hace años sabemos, pero que pocos están dispuestos a modificar. Es decir, no se aplican las tecnologías de la información y comunicación TIC en el trabajo cotidiano, ni en la forma de entender la sociedad en la que estamos inmersos. Pero sólo con esto no es suficiente.

Nos encontramos en la economía del sueño, donde esperamos que alguien nos indique aquello que debemos hacer. O bien, observamos aquello que funciona en otros para imitarlo. El camino fácil, sin riesgo, sin errores. Sin concedernos un plus de creatividad, innovación, de aceptar la equivocación y no tomarla como un fracaso.

Corriendo sobre el filo de la navaja de la incertidumbre, cabe profundizar en el conocimiento del camino, saber hacia dónde nos dirigimos, para llegar a un final conocido. Donde unos gozarán de los resultados y otros se preguntarán por qué no pusieron el alma en su empeño.
Compártelo