Archivos por Etiqueta: Movimiento Coworking

Evolución del movimiento coworking

Vídeo ilustrativo de la evolución del movimiento coworking en estos tiempos. Sorprende el dato que señala que en los dos últimos años el número de centros de coworking en todo el  mundo ha incrementado un 400%. Sin duda, señal inequívoca que el trabajo está cambiando, que el empleo va a la baja y que el futuro es de los emprendedores.

Workshop: Líneas de negocio en un centro de coworking

A continuación mostramos un vídeo realizado durante un encuentro de coworking celebrado en Gracia Work Center. El objetivo principal fue explicar las líneas de negocio que existen en un centro de coworking, y cómo dar a conocer estos espacios de trabajo colaborativos.

Esta primera experiencia creemos que fue para todos muy reconfortante, no sólo por lo que aprendimos, si no por que hizo posible un primer acercamiento entre varios de los gestores de estos centros.
Nuestra conclusión: Lo más importante en un centro de coworking, las personas.

¿ Crees que será este el nuevo modelo de trabajo?

La Conferencia Europea de Coworking celebrada en Berlín del 3 al 5 de noviembre ha reunido a 250 personas entre gestores de espacios y otros expertos en nuevas formas de trabajo. El objetivo principal ha sido intercambiar opiniones acerca del potencial de coworking como modelo de trabajo y plataforma económica y social en el siglo XXI.

Co Work King, construye tu futuro

“Co Trabajar” es una opción que cada día toma mayor relevancia por las ventajas que aporta, flexibilidad, disponibilidad, abaratamiento de costes…Pero el punto en el que deseamos incidir es en la colaboración y conexión entre coworkers,consecuencia de compartir un espacio común y de tener una relación alimentada diariamente.

Emprender en el fútil imperio de los sentidos

Emprender es como introducirte en un túnel, puedes quedarte en la mitad, sabiendo que al final siempre hay luz.O puedes continuar con tu idea de negocio hasta alcanzarla. No se trata de tenerlo todo controlado, sobre todo si entiendes que la base sobre la que te desplazas está en continuo movimiento. Tampoco es lanzar un anzuelo y esperar que piquen los clientes, es escucharles y conversar con ellos para saber qué piensan.

Coworking como modelo de negocio

Desde hace unos años muchas empresas han ido abriendo sus estructuras para reducir costes, mediante outsourcing y se han dedicado a lo que realmente saben hacer, dejando para otros lo que no les aporta valor. La tecnología actual plantea que esta apertura no sólo se realice con proveedores y clientes, sino incluso a la competencia, siempre en busca de reducir costes, riesgos, compartir objetivos, creatividad, etc. Sabiendo que es posible diluir las fronteras de la empresa entendida como una organización cerrada con una jerarquía que en apariencia, lo controla todo.
Sigue leyendo

El coworking, expresión del modelo de empresa 2.0 (y 2)

Este proceso puede sonar a experimento, pero ya se observan empresas de todos los tamaños y sectores, cómo van transformando su estructura de organización piramidal a una estructura lineal, donde se concede a cada empleado o asociado un grado de responsabilidad directa sobre su trabajo y resultados. Donde su remuneración vendrá definida por la consecución de estos resultados, nada nuevo.

El enfoque empresa abierta que se está postulando como modelo de cambio, donde llama la atención el uso del conocimiento de todos aquellos que mantienen relación con la empresa para la obtención del éxito económico, social y sostenible.  Dentro de este modelo  está  el coworking como elemento aún en desarrollo iniciado en los años 90, donde empleados indefinidos comenzaron a abandonar sus empleos estables para convertirse en trabajadores del conocimiento. La mayoría de las veces trabajando de empresa en empresa o a distancia percibiendo comisiones por resultados en lugar de salarios. Autónomos que trabajan para ellos mismos o en equipos para proyectos concretos, con microempresas como auto-empleados, sin protección laboral alguna.

Estos especialistas dispuestos a sumarse a proyectos innovadores que les permitan, sumar experiencia, aumentar conocimiento y un nivel remunerativo acorde con los riesgos que asumen. Están chocando con planteamientos que hasta ahora son mayoritarios en el mercado de trabajo, y sin embargo, resulta una salida eficiente en momentos donde los mercados de trabajo se muestran retraídos como creadores de empleo, por falta de expectativas y de inseguridad en las inversiones. Lo que plantea una paradoja, en un momento donde el mercado cambia y está lleno de oportunidades, donde se están haciendo grandes operaciones con las TIC, la falta de conocimiento de determinados agentes o una reciente mala  experiencia, se convierte en un elemento de transformación social más.

Si comparamos al trabajador autónomo, como trabajador del conocimiento, ubicado en un entorno compartido en situación de crisis. Frente a aquellos trabajadores parados sin cualificar, de principios del siglo pasado, esperando ser contratados, el cambio es radical y lo fundamental es que ahora el dueño de los medios de producción es el propio coworker.  Las oportunidades están en su capacidad para cambiar su entorno más próximo.

El coworking, expresión del modelo de empresa 2.0 (1)

Es imposible entender esta sociedad turbulenta, sin observar la transformación que las TIC están produciendo en la empresa. El modelo que se está creando, no sabemos si pasará por incrementos en ventas, clientes o por ser más social, por ninguno de ellos, o algún otro que aún desconocemos. Mientras tanto los modelos considerados utópicos, se están abriendo camino con negocios rápidamente en beneficios, sabiendo aprovechar las herramientas web 2.0

También me llama la atención los paulatinos cambios de hábitos y valores que se están dando, con tanta rapidez, que pequeños negocios dejan de tener razón de ser y buscan otra orientación que les permita subsistir. Nada comparado con la obstinación del sector musical de no buscar una salida por sí mismos, sino seguir amparado en el proteccionismo y la represión. 

Cuando hablo con personas fuera del entorno de las TIC, la web 2.0  es una gran desconocida, y en otros casos es percibida como un cambio hacia la utilización de aplicaciones distribuidas sin coste por programa ni uso del mismo. Este desconocimiento está cambiando, pero no se están haciendo las inversiones necesarias para obtener el rendimiento suficiente, a medio plazo, para reforzar a las empresas. Las retrasará en la salida de la crisis y mermará su productividad

Desde hace unos años muchas empresas han ido abriendo sus estructuras para reducir costes, mediante outsourcing  y se han dedicado a lo que realmente saben hacer, dejando para otros lo que no les aporta valor. La tecnología actual plantea que esta apertura no sólo se realice con proveedores y clientes, sino incluso a la competencia, siempre en busca de reducir costes, riesgos, compartir objetivos, creatividad, etc. Sabiendo que es posible diluir las fronteras de la empresa entendida como una organización cerrada con una jerarquía que en apariencia, lo controla todo.

Nunca me encuentro más allá de mis sentidos.

Marshall McLuhanReconozco que en ciertos momentos, las novedades que día a día aparecen en la red, me generan cierta ansiedad. Me pregunto cual puede ser la razón de esta sensación y sólo puedo responder con una reflexión de Marshall McLuhan: “La tecnología actúa como extensión de nuestros sentidos”.

Esta imposible sensación de ubicuidad, me impide centrarme en mi trabajo. En aquello que quiero construir, llevar adelante, emprender. Sin embargo, todo llama mi atención, todos pelean por persuadirme, todos quieren seducirme con mil ofertas. Y cada vez me cuesta más, me resulta más difícil seguirle el hilo a mis intereses. No puedo estar en todos los lugares y mucho menos leerlo todo, conocerlo todo, y observo que esta manera de centrarme en mis objetivos me empobrece. Me hace experto y analfabeto a la vez. Especialista de mis tareas, artesano en mi trabajo y desconocedor de todo lo que me rodea. ¿Cómo puedo haber llegado a este punto? ¿Es posible apartarse de esta situación? Definitivamente, no puedo.

Hasta ahora siempre había pensado en la comunicación como un hecho unidireccional con pretensiones formales para la satisfacción de mis necesidades, y no como un ente que puede producir en mí un acentuado cambio cultural. Desconozco hacia donde me lleva esta transformación comunicativa y en qué momento se encuentra, pero sólo será positiva si logro entenderla, si alcanzo una comprensión integral y simultánea que me ayude a situarla.

Como en todos, mi ciclo tiene veinticuatro horas y este entusiasmo por mi proyecto me pide más esfuerzo, más atención, más energía, solo no soy capaz de llevarlo adelante, necesito cooperar, necesito la ayuda de otras personas con el mismo entusiasmo. No puedo seguir trabajando en mi casa rodeado de todo aquello que forma parte de mi vida y sentir que me es ajeno. He conocido en Internet un centro de coworking en el que puedo relacionarme y colaborar con otros emprendedores que también están llevando adelante sus proyectos. Busco un lugar donde compartir un puesto de trabajo y relacionarme con otros profesionales que me enriquezcan con sus aportaciones e ideas.

Si logro integrarme, espero que este cambio sea más fácil; al menos será compartido.